“¡Todo es Semana Santa en Rioseco! ¡Todos sois Semana Santa!”

La ministra Isabel García Tejerina canta a “la más bella historia de amor y entrega”
El pregón tuvo dos partes: una espiritual dedicada a la Virgen y otra más riosecana

J.A.G. Fotos: Fernando Fradejas

La ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la vallisoletana, Isabel García Tejerina, ha pregonado en Medina de Rioseco este sábado “la más bella historia de amor y entrega”. “La del Hijo con todos nosotros y la de la Madre con el Hijo y a través suyo con todos nosotros”. Así lo ha cantado García Tejerina en el pregón de la Semana Santa de Rioseco que se ha celebrado en una abarrotada iglesia de Santa María, en lo que supone el inicio oficial a la Semana más esperada por los riosecanos.

La ministra ha comenzado su alocución con unos versos del primer pregonero de la Semana santa riosecana, Félix Antonio González, “En el reloj de la Semana Santa /es Rioseco en punto”, para acordarse inmediatamente después del segundo pregón de la historia, el de la poetisa Teresa Íñigo de Toro, hace ahora 60 años, “la primera mujer que ocupó esta cátedra”.

“Hace dos años, el pregón de José Ignacio Foces me trajo a Medina de Rioseco. Escuchándole admirada, como todos los que aquí nos congregamos, sentí la Semana Santa de Rioseco como si fuese propia, como si la hubiese vivido toda la vida. Qué lejos estaba yo de imaginar que, en tan breve tiempo, volvería a estar en esta iglesia de Santa María para dirigirme a todos vosotros. (…) Y ahora siento sobre mí el peso de un Pregón que inició su recorrido con anterioridad a mi existencia”.

Isabel García Tejerina dividió su pregón en dos partes. Una muy espiritual, en gran medida dedicada a la Virgen. Por eso eligió la talla de la Piedad, que presidió el solemne acto. “Querida madre, vacía de dolor con Jesús exangüe en tu regazo, junto a ti me tienes con este pregón en las manos para ir desgranando hora a hora, día a día, la Pasión de tu Hijo y salvador nuestro”, dijo emotivamente la pregonera, en un diálogo iniciado con la Virgen de la Piedad, “luz y guía de mi pregón”. “Porque ¿qué entrega puede causar mayor dolor que la vida de un hijo para la salvación de los demás”.

La ministra fue relatando algunos de los misterios y dolores que la Virgen “guardaba en su corazón”, aunque aún “estaría lejos de presagiar que se iniciaba la más bella historia de amor y entrega”.  García Tejerina, de nuevo se dirige a la Piedad. “En esta imagen está representada la fuerza de todas las mujeres: porque hay que ser muy fuerte para tener en tu regazo muerto al Hijo que concebiste y diste a luz: Qué gran lección la de María: qué gran lección. Dolor, amor y vida”. “La Virgen es Piedad, porque mostró un enorme amor hacia todos los hombres y hacia Dios, aceptando la muerte de su Hijo Jesús en la Cruz”, dice la pregonera que invita a seguir el ejemplo de la Virgen, “practicando la piedad, a través de nuestro amor al prójimo, a través de nuestro perdona nuestros hermanos y hermanas”.

La segunda parte, habla de la vivencia de la Semana Santa en Rioseco porque “en Rioseco en Semana santa se toca el cielo”. “Tardes de primavera en Medina de Rioseco, el pardal recoge y ordena las cuentas de una particular corona del rosario que desarrollará sus quince misterios-gremios, todos dolorosos, en las tardes del Jueves y Viernes Santo”.

La pregonera lanza la comparación de las cofradías con los misterios de un rosario y los avemarías con sus cofrades. “Misterios de diez, doce, catorce, dieciséis o veinte avemarías. Plegarias moradas, plegarias, negras, plegarias blancas, cada misterio con su Vara y Banderín, padrenuestro y gloria. Avemarías de los hombres que cargarán con esfuerzo los misterios en procesión. Avemarías de las mujeres que germinaron en su seno la llamada de la Fe y de la Semana Santa. Avemarías de las mujeres que guardaron en su corazón los usos y costumbres, los ritos y tradiciones. Avemarías de las hermanas de luz que son el farol que cobija y abriga la llama de la continuidad”.

Es entonces cuando el pregón empieza a desgranar todas las procesiones riosecanas, desde la de la Borriquilla con sus “niños y niñas expectantes”. “Ellos son el verdadero termómetro de la intensidad interior que se va a vivir desde mañana en cada corazón y en cada alma de los riosecanos”. Y prosigue con cada uno de los pasos de Jueves Santo. “Un ramilletes de privilegiados son los que cargarán cada paso. Pero en ese ramillete estarán todos y cada uno de los riosecanos que, con su mejor intención, con su mayor deseo, le infundirá el ánimo suficiente como para que Dios Nuestro Señor y María Santísima recorran a hombros las calles de la Ciudad de los Almirantes”. “Los Gremios habrán dibujado rectángulos de impaciencia y ansias de carga en rúas y plazas y su murmullo sordo anidará en los soportales en espera del año próximo”, continuó el pregón

“Casi no habrá transición, casi no habrá descanso. De Jueves a Viernes, con la intensidad que se viven estos días en Rioseco, con sus desfiles de gremios, los oficios y procesiones, los refrescos de las cofradías, las recogidas… ¡Todo es Semana Santa en Rioseco! ¡Todos sois Semana Santa en Rioseco!”. “Sabed que en la primavera de 2018, la Ciudad de los Almirantes y Su Semana Santa atraparon para siempre mi corazón”, concluyó la pregonera, que -como es habitual- fue felicitada al término del acto por las autoridades, cofrades y riosecanos que acudieron al pregón, con el que se inician los nueve más intensos días del calendario riosecano.

Deja un comentario