Hablan los presidentes de lo ocurrido el Viernes Santo

La Voz se ha puesto en contacto con las hermandades que conforman Viernes Santo
Algunos presidentes han declinado a hacer declaraciones por el momento

L.V.R.

Ante todos los hechos ocurridos el pasado Viernes Santo, este periódico ha querido pulsar la opinión de todos los máximos responsables de las seis cofradías que conforman la procesión, además de la del presidente de la Junta Local de Semana Santa. Algunos prefieren no hablar, otros esperan a reunirse con sus juntas directivas o a que se pronuncie la Junta de Cofradías. Estas son sus valoraciones:

Julio de las Heras, presidente de la Junta Local de Semana Santa:

Julio de las Heras explicaba a este periódico que a las 19.45 horas, tal y como marca el protocolo, se mantuvo una reunión con los presidentes o representantes de las cofradías de Viernes Santo. Se habló telefónicamente con el delegado de la AEMET quien informó “que se detectaba un frente en Portugal, pero que no se podía determinar a qué hora podía llegar a Rioseco o si podía pasar de largo. No obstante, nos aseguraron una ventana de dos horas sin lluvia”.

“Todas las cofradías estaba a favor de salir, excepto el presidente del Cristo de la Paz, que no lo veía claro. Nosotros argumentamos que la procesión nunca se había suspendido si no estaba lloviendo. Propusimos  hacer como el Jueves Santo: salir y hacer una procesión rápida, sin baile en la calle Mayor y cuando llegaran los pasos al corro que se metieran sin esperar. Además las iglesias permanecerían abiertas por si acaso. Cuando estábamos debatiendo recibimos una llamada en la que nos aseguraban que El Longinos estaba ya en los preparativos para salir. Se anticiparon”, explica De las Heras, que no obstante asegura que la decisión fue la de salir.

“Tras el Longinos, salió La Escalera, que después de esperar lo suficiente a que salieran los dos pasos de Afligidos y Cristo de la Paz y ante la negativa a salir, continúa la procesión detrás de la hermandad de la Crucifixión. En mi opinión, quien no cumplió con lo acordado fue el Cristo de la Paz, que no salió cuando debía, aunque también tengo que decir que el Longinos debería haber esperado un poco más en su salida”. No obstante, Julio de las Heras explica que se negoció con el presidente de la Cofradía de la Paz y Afligidos y finalmente los dos Crucificados salieron a la calle. El presidente de la Junta de Semana Santa, advierte que “el protocolo recoge que se esperará hasta las ocho y media, en caso de que llueva, para tomar una decisión final, pero es que a esa hora no llovía”.

Cuando comenzó la lluvia, Afligidos y La Paz volvieron a la iglesia de Santa María y Longinos se refugió en Santa Cruz. La Escalera también bajó por la Calle Mayor a un buen ritmo para guardar el paso en el Museo. Entonces dejó de llover. “En todo este caos, desde la Junta Directiva no avisamos en ningún momento a la Hermandad del Descendimiento de que suspendíamos la procesión; eso es algo que está en nuestro debe; fueron momentos difíciles y de mucha tensión”.

Preguntado por la decisión del Descendimiento de continuar por el recorrido habitual, De las Heras remarca. “Justo en Santa Cruz dejó de llover. Ante este hecho no se sí es mejor haber desandado la procesión como hizo el Longinos o recorrer de forma ligera el trayecto habitual procesional. Creo que no fue tampoco una mala decisión”, concreta Julio de las Heras. Ante la petición en Redes Sociales de su dimisión, De las Heras ya tiene clara su decisión que hará pública en unos días.

Juan Carlos Esteban. Secretario de la Cofradía de la Crucifixión

Juan Carlos Esteban es el secretario de la Cofradía de la Crucifixión y junto al vicepresidente de la Hermandad estuvo presente en la reunión mantenida en la Junta Loca, minutos antes de que se iniciara la procesión. La junta directiva del Longinos, según ha comunicado el propio secretario, no hará declaraciones y esperará a que la Junta de Cofradías se reúna en su asamblea ordinaria, que celebra cada año tras la Semana Santa. Esteban espera que “el problema se solucione en el lugar  y en el momento adecuado”, según ha relatado a este diario.

Fernando Pardo. Cofradía del Santo Cristo de la Paz y Afligidos

Fernando Pardo es el presidente de la Cofradía del Santo Cristo de la Paz y Afligidos.  Los dos pasos salieron a la calle, aunque luego tuvieron que volver a la iglesia de Santa María, cuando comenzó a llover. Preguntado por este diario sobre lo sucedido el Viernes Santo ha preferido no hacer declaraciones “La Cofradía del Santo Cristo de la Paz y Santo Cristo de los Afligidos no se pronunciará sobre los hechos acaecidos en la tarde-noche del Viernes Santo hasta que su Junta Directiva valore qué tipo de responsabilidades y a quiénes deben acarrearse”, aseguraron a La Voz.

Ángel Gallego. Hermandad del Descendimiento de la Cruz

El presidente de la Hermandad del Descendimiento de la Cruz, Ángel Gallego, se ha remitido al comunicado que la Junta Directiva que preside ha emitido y publicado en su página web. En él se asegura que esta Hermandad “se ajustó a lo acordado en la reunión mantenida a las 19:45 horas en la sede de la Junta Local, sin que se recibiese desde los miembros de la directiva de esa institución ninguna instrucción, ni indicación a favor o en contra de las decisiones tomadas, durante el tiempo que permanecimos en las calles riosecanas”.

En dicho comunicado se apunta que en ningún caso se ha querido “menospreciar” a ninguna otra cofradía “ni interferir el orden procesional marcado” y explica su decisión de continuar la procesión, tras la Cofradía de la Crucifixión. “Pusimos en marcha nuestra planta procesional ante la imposibilidad de mantener por más tiempo en un reducido espacio al elevado número de miembros de nuestra cofradía (medio millar) que habían permanecido esperando de forma ejemplar durante más de media hora a que la Hermandad que debía precedernos tomase una decisión que no llegaba por lo que, una vez nuestro Santo Paso en la calle, se decidió realizar lo que nuestra Hermandad entiende que debe de ser una procesión: una manifestación pública de fe a una advocación, en este caso El Descendimiento de la Cruz de Ntro. Sr. Jesucristo”.

Por último, desde la Hermandad del Descendimiento, tal y como recoge el comunicado publicado en su web, dice que “no es momento de buscar culpables de la situación acaecida pero sí de revisar los protocolos y canales de comunicación desde la Junta Local de Semana Santa, y dictar unas normas claras a acatar por todas y cada una de las hermandades que, aun siendo independientes en ciertas decisiones, no debemos olvidar mantener una unidad para bien de nuestra Semana Santa”, concluyen.

David Martín Martínez. Presidente de la Hermandad de la Piedad

David Martín Martínez, presidente de la Hermandad de la Piedad, cofradía que fue a procesionar, una vez que salieron el Cristo de los Afligidos y el de la Paz y que finalmente no pudo hacerlo por la lluvia, ha atendido a La Voz de Rioseco. No obstante, el máximo responsable de esta Hermandad ha preferido declinar a hacer cualquier tipo de declaraciones hasta que no se reúna con la Junta Local de Semana Santa y escuche sus explicaciones.

Antonio Martín Morencia. Presidente de la Hermandad del Santo Sepulcro

La Hermandad del Santo Sepulcro sí quería procesionar. Lo deja claro su presidente, Antonio Martín Morencia, quien relata, desde su punto de vista lo sucedido. “En la Junta tuvimos una reunión minutos antes de la procesión y se acordó que se procesionaba porque había un claro de más de dos horas en los que AEMET pronosticaba que no llovería. Lo que no acabo de entender es porque la cofradía del Cristo de la Paz no quería salir”.

Martín Morencia explicó que una vez que Cristo de la Paz y Afligidos salieron a la calle y cuando la Piedad ya tenía a los cofrades en la calle comenzó a llover. “Evidentemente si llueve no se sale, pero a las ocho no llovía y en las hermandades se votó que sí se salía”, dice el presidente del Santo Sepulcro, que recalca que tradicionalmente en Rioseco la procesión siempre ha salido si a la hora de inicio no llovía.

Por último, ha criticado a las personas que han escrito en Redes Sociales “haciendo mucho daño a la Semana Santa, faltando a la verdad, quizá por falta de información. Yo he escuchado y leído barbaridades”, concluye.

Rodrigo Antón Galindo. Presidente de la Cofradía de la Soledad

Rodrigo Antón Galindo es el presidente de la Cofradía de la Soledad, hermandad que cierra la procesión del Viernes Santo, y que en esta ocasión no procesionó.  Antón Galindo no ha querido “entrar en esta guerra”. Cree que se dieron un “cúmulo de circunstancias” y “cada uno sabrá la responsabilidad que tiene en lo sucedido”.

El presidente de la Soledad no ha querido entrar a valorar lo ocurrido y reitera en que cada responsable tendrá que pensar en lo que ha dicho y lo que ha hecho”.

 

Deja un comentario