Se confirman las malas perspectivas en el arranque de la media veda

La sequía y la falta de paja en el campo, ha afectado de manera muy grave a la caza

Una información de Fernando Fradejas

Los cazadores de Medina de Rioseco y comarca afrontan la temporada de la media veda, que arrancó el pasado 15 de agosto y que finaliza el domingo 17 de septiembre, con malas perspectivas. La sequía y la falta de paja en el campo, imprescindible para el desarrollo de las distintas especies cinegéticas ha afectado de manera muy grave.

La Orden Anual de Caza de Castilla y León para la próxima temporada cinegética 2017-2018 planteó que el período para la media veda de caza se inicie el martes 15 de agosto y finalice el domingo 17 de septiembre.

Este acuerdo establece un máximo de 20 días de caza, con excepción de la tórtola común y la paloma torcaz, para las que se retrasa el comienzo de la época hábil al 22 de agosto. En cuanto a los cupos establecidos, se propone que el número máximo de piezas a cobrar por cazador y día se fija para la codorniz en 30 y para la tórtola común en seis.

El Consejo Territorial de Caza de Castilla y León planteó que la caza menor queda limitada, con carácter general a los jueves, sábados, domingos y festivos de carácter nacional y autonómico de Castilla y León comprendidos en el período hábil establecido.

Las especies que se pueden cazar en la Comunidad son, según la resolución: codorniz, tórtola común, paloma torcaz, urraca, corneja y zorro.

Debido a la alta población de conejos que habitan en Medina de Rioseco se permite cazar durante los días de la media veda dos ejemplares de conejo para evitar daños a los cultivos.

Deja un comentario