‘La furia de los justos’ o el mensaje ideológico estrepitoso


Luis Ángel Lobato

furia2Interesante realización, perteneciente al drama social, racial y judicial, con magníficos actores (Glenn Ford, Dorothy McGuire, Arthur Kennedy y John Hodiak entre otros), dirigida por el competente artesano Mark Robson, con una estimable puesta en escena y una historia correctamente narrada hasta que irrumpe la secuencia final, la cual es –nunca mejor dicho– de juzgado de guardia, dada su incoherencia, inverosimilitud y  ridiculez. Pero, como he señalado, hasta esa secuencia, todo normal.

Aunque surge un problema: el film es de una simpleza ideológica y de un maniqueísmo tan lamentable que la producción parece auspiciada por el vergonzoso, reaccionario y antidemocrático “Comité de Actividades Antiamericanas” del nefasto senador Joseph R. McCarthy para autopromocionarse  y justificarse de manera delirante.

Según se nos insinúa en esta obra, solo los ciudadanos de sano espíritu conservador son los portadores de la integridad, de la caballerosidad, de la bondad y del auténtico espíritu americano. Todo lo demás son manipulaciones izquierdistas para destrozar la justicia, condenar a los inocentes y desmembrar las creencias “saludables” del pueblo americano con el fin de enriquecerse.

furia3Para suavizarlo, y dar una especie de contrapunto, se introduce una leve –muy leve– crítica a los linchamientos (nada que ver, por supuesto, con la magistral “Furia”, de Fritz Lang) que intentan –solo intentan, ya que al poco cada uno de los «muchachos» marcha pacíficamente hacia su casa– los miembros de la rancia ultraderecha y del racista “Ku-Klux-Klan”.

Una cinta, pues, que en el terreno puramente cinematográfico resulta atrayente, hasta esa mencionada secuencia final, pero que en relación a su mensaje ideológico alcanza el estrepitoso disparate.

Aunque la película fuese realizada a mediados de los años cincuenta del S. XX, en plena vorágine del enloquecido macarthismo, lo podían haber disimulado un poco mejor.

Con todo, como obra exclusivamente cinematográfica, recomendable.

Deja un comentario