García Escobar, luz en la penumbra


José Antonio Pizarro García

En la  semana de la Constitución se  ha recordado/homenajeado a este  interesante personaje riosecano, olvidado, escasamente leído y menos aún representada su obra teatral. Cuando Pedro Ojeda Escudero publicó su biografía hacía 1990 sugirió con  interés que el grupo de teatro local montase alguna de sus obras. El empeño era inasumible en aquél momento. No sé ahora…

Con el sugerente título de ‘Ventura García Escobar. La historia y el patrimonio visto por un romántico‘, escuchamos una interesante conferencia de Ramón Pérez de Castro. Mostró sus amplios conocimientos sobre el autor, la época, Rioseco y su patrimonio, su significación en el contexto nacional de unos años tan apasionantes de la historia española. Evidenció  una notable virtud intelectual: capacidad de transmitir pasión, entusiasmo por la materia analizada. No solo por los datos, también por las personas, los objetos, el pulso social y político, la vida cotidiana de esa primera mitad del siglo XIX. Con atención al detalle exacto, pero todo ello envuelto en un relato con estructura narrativa que bien podría ser  la de un devoto lector de Galdós. Su curiosidad académica muestra el  interés por lo que estudia y glosa, con el añadido de  un contagioso riosecanismo. Como su insistente incitación a conocer la obra de don Ventura, rescatarlo de la penumbra y el olvido.

Adenda: Escuchando viejas grabaciones de programas emitidos en Radio Rioseco encontré  recientemente una entrevista a su abuelo Ramón -vísperas de cumplir  entonces los noventa años- evocando su etapa de alumno en el colegio de San Buenaventura y el descubrimiento de un placa conmemorativa en junio de 1986. Dice y repite, entre otras cosas, que su asignatura favorita era la caligrafía. Mucho le hubiese gustado, supongo, conocer la buena caligrafía narrativa/histórica de su nieto.

Deja un comentario