«En 1928 mi abuelo hizo lo que ahora llamaríamos emprender»

Caramanzana analiza el pasado, el presente y el futuro de su empresa que cumple 90 años

Redacción

Caramanzana, la empresa riosecana dedicada a la distribución de gasóleos, cumple 90 años. Su actual responsable Víctor Caramanzana Rey ha querido celebrar la efeméride con un acto cultural. La empresa ha editado la última obra del periodista zamorano Aniano Gago, ‘El destino de los días’. «No es fácil que una empresa en Tierra de Campos cumpla 90 años».

Aprovechando el acto de presentación, celebrado en el Canal de Castilla, Víctor Caramanzana, presidente de AEMPRYC y de la Cámara de Comercio, ha recordado los orígenes de su empresa.  “En 1928 mi abuelo hizo lo que ahora se llamaría emprender. Bajó de su pueblo natal, Valdenebro de los Valles, a Rioseco y comenzó con un pequeño taller. Posteriormente fue ampliando, aunque siempre muy apegado a Tierra de Campos. Incorporó la gran novedad para esta tierra, como los tractores y la maquinaria agrícola. La empresa prosiguió con los automóviles y con las gasolineras”.

En 1997, Víctor Caramanzana se incorporó a la empresa y se responsabilizó de la rama de combustibles y carburantes. “Desde ese momento comenzamos la ampliación hacia otros lugares como Zamora, Palencia y Valladolid”.

En la actualidad, Caramanzana dispone de tres empresas. “Hemos diversificado a otros sectores nuevos. Además de la distribución de gasóleos, donde nos encontramos en un grupo especial de Repsol entre los cinco primeros de toda España, y gasolineras en Valladolid, Palencia y Zamora; disponemos de una nueva línea de productos petrolíferos y de mantenimiento”.

Aunque prefiere ser cauto, Caramanzana adelanta que su empresa trabaja hacían un nueva expansión “en un nuevo tema de tecnologías”. Con este nuevo proyecto, la empresa de 90 años contará con una plantilla cercana a los 40 años. Su ilusión: que sus hijos “si quieren” puedan convertirse en la cuarta generación de Caramanzana. “Que tengan la oportunidad de hacerlo aquí, en Tierra de Campos”.

1 Comentario

  1. Quiero recordar al Sr.Víctor (así llamábamos muchos al abuelo) yendo por las mañanas a la iglesia de San Pedro Mártir (=Santo Domingo) , media hora antes de la Misa, recorriendo y encendiendo velitas en todos los lampadarios y rezando. A él y a su esposa la Sra. Cristina les llevé la Comunión a su casa en tiempos de enfermedad. A toda esa numerosa familia mi afecto. ADELANTE.

Deja un comentario