El pino silvestre, madera y solución a problemas respiratorios

El Pinus sylvestris es un árbol muy común en la Península Ibérica. Su resina y sus hojas se usan para enfermedades respiratorias y urinarios

Gonzalo Franco

Retoma la sección Cuadernos del naturalista, el colaborador de La Voz de Rioseco, Gonzalo Franco Revilla, que en esta ocasión se decanta por el pino silvestre, un popular ejemplar muy extendido en la Península Ibérica.

pino3Nombre y características botánicas: El pino silvestre o Albar (Pinus sylvestris), también se lo conoce como pino de Valsaín, pino serrano, pino del norte, pino rojo o pino bermejo. Es una conífera de elevado porte, que puede alcanzar los treinta metros de altura con facilidad. Copa cónica en los ejemplares jóvenes, pero muy irregular en los más viejos, deformados por el transcurrir del tiempo. Tronco de las siguientes características: Delgado, alto y recto en los pinos de escasa edad y grueso, a veces, muy retorcido en los pinos longevos. Corteza muy particular, gris o marrón grisácea en las partes bajas, pero anaranjada y descascarillable en la mitad superior del tronco. Ramas poco rectas. Hojas acidulares rígidas, muy cortas de tres a siete centímetros de largo, agrupadas en parejas. Conos masculinos aovados o cilíndricos, de seis a ocho centímetros de largo por dos a tres centímetros de ancho, verdes al comienzo y pardos rojizos al madurar. Florece en la Península Ibérica de Abril y Mayo. Las piñas maduran en otoño del año siguiente.

pino4Hábitat y Ecología: Crece en alturas inferiores a los 1.800 metros, en zonas montañosas, sobre todo tipo de suelos, siempre que tengan un mínimo de humedad. El pino silvestre es un árbol muy común en el Hemisferio Norte, extendiéndose por Eurasia en regiones relativamente frías. Se distribuye desde Escocia y España por el oeste hasta Siberia y las montañas del Cáucaso por el este, y desde Laponia por el norte hasta Sierra Nevada (España) por el sur. En el norte su distribución se expande desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros, mientras que en el sur se desarrolla en montañas en altitudes comprendidas entre los 800 y los 2.400 metros. El pino silvestre se encuentra cultivado ampliamente en Nueva Zelanda y en muchas de las regiones más frías de Norteamérica. Se encuentra catalogado como una “especie invasora” en algunas zonas norteamericanas, en lo que se incluye los estados de Ontario y Wisconsin.

pino2Usos y Etnografía: Su nombre procede del latín pinus (pino). Aunque otras teorías nos hablan de una raíz celta pen (elevación).En inglés dicha raíz (pine) penetra a través del francés pin; en el siglo XVIII esta especie era conocida en Inglaterra como “Scots Fir” (del danés fyr), pero “fir” se restringe actualmente a los abetos, que incluyen tanto al género Abies como a Pseudotsuga (Abeto de Douglas)sylvestris: epíteto latino que significa “de los bosques, silvestre”.

Sus hojas, su resina, sus retoños y su esencia poseen múltiples virtudes medicinales que han sido conocidos por los hombres desde la antigüedad. La resina posee la cualidad de estimular el sistema endocrino. También ofrece buenos resultados en el tratamiento de las enfermedades del sistema respiratorio, como el asma, la bronquitis, la pulmonía y la pleuresía. Se utiliza para mejorar el funcionamiento de las vías urinarias, sobre todo en casos de cistitis y de cálculos en la vejiga. Ayuda a curar los cólicos hepáticos, calma los dolores reumáticos y la ciática, reduce el flujo menstrual.

La resina puede tomarse o bien en “lágrimas”-una gota- al día durante una semana para prevenir enfermedades respiratorias o bien en píldoras, que se fabrican mezclando tres cucharadas soperas de resina con seis de regaliz en polvo; con la masa se hacen pequeñas bolas del tamaño de granos de café, que son excelentes para el aparato urinario. A pesar de sus excelentes virtudes, no conviene abusar de ella, pues en exceso puede producir nauseas y mareos. Por esto, en caso de tratamientos prolongados, se recomienda utilizar retoños de pino en vez de resina. Además, éstos también dan buenos resultados en el tratamiento de todo tipo de enfermedades cutáneas, así como del insomnio. Suelen emplearse en decocción, 70 gramos de retoños por litro de agua, con la cual se harán maniluvios y pediluvios.

El vapor de los retoños de pino, que se puede hacer hirviendo los retoños en una olla con agua en una habitación pequeña y cerrada es muy efectiva para calmar el asma. En cuanto a la esencia de trementina (la resina purificada y deshidratada), llamada “agua ardiente” en la Edad media, aparte de las demás cualidades del pino de por sí, sirve para curar las úlceras y quemaduras. Como curiosidad si se esparcen agujas de pino al pie de un fresal, la planta crecerá más fuerte, y las fresas tendrán un sabor más acentuado. El historiador latino Plinio se refería a esta especie, añadiendo el valor como tea de iluminación y medicinal. Antonio Machado dejó escritos unos hermosos versos sobre el pino albar, enriscado como valiente, ramificado y tortuoso, acompañado por otras especies de árboles, siendo uno de los paisajes boscosos más sobrecogedores que se pueden contemplar: “Quién ha visto, sin temblar, un hayedo en un pinar”

Deja un comentario