El orégano, un condimento y una medicina con gran sabor

Son las hojas de esta planta las que se utilizan como condimento tanto secas como frescas en la elaboración de distintas comidas

Gonzalo Franco

Nombre y características botánicas: Origanum vulgare L. Una especie estrechamente emparentada es la Mejorana o Mayorama. Origanum Majorana L. procedente de Asia Menor, que sin embargo, difiere significativamente en sabor debido a que su aceite esencial carece de compuestos fenólicos. Algunos cruces poseen un sabor intermedio entre el Orégano y la Mejorana, la conocida como Mejorana dorada u Orégano dorado. Nace de una delgada cepa que se arrastra casi a flor de tierra, enraizada en ella y con breves latiguillos.

Los tallos se hacen desde pequeñitos palmos hasta el metro de altura y suelen ramificarse en lo alto. Toman a menudo color de vino tinto aguado, y pronto quedan deshojados en la parte interior; en toda su longitud se cubren de “pelitos” que se tuercen hacia abajo. Las hojas nacen de dos en dos en cada nudo, enfrentadas, están sostenidas por un rabillo y tienen forma aovada y redondeada, los bordes enteros o con algunos pequeños dientes marginales, con vello en los bordes y en la cara inferior.

Tienen numerosas y diminutas gotas de esencia en sendos hoyuelos de ambas caras, pero más abundantes en la cara inferior, las gotas, examinando la hoja a contraluz y con una lupa de aumento se muestran como otros tantos puntos traslúcidos. Las flores son muy pequeñas, sonrosadas, dispuestas en apretados y breves ramilletes, protegidas por hojas rojizas o de color vino, y con los estambres y el pistilo salientes. Esta planta despide buen aroma cuando se restriegan las hojas entre los dedos; su sabor quiere recordar a un tiempo el de la menta y el de la ajedrea. Florece en verano.

Hábitat y Ecología: Requiere para su desarrollo ideal terrenos secos, calcáreos y soleados, pero es relativamente fácil cultivarla en jardín o maceta siempre que el suelo reúna unas mínimas condiciones de cultivo. Puede medir hasta 60 centímetros de altura. Se cría en los ribazos, en las arboledas poco espesas, entre las matas y en los linderos de los bosques de todo el norte del país, pero es cada vez más rara donde antes era común. El componente principal es la esencia  de orégano, de color amarillo de limón. Esta esencia contiene un estearopteno, pequeñas cantidades de dos fenoles, uno de ellos el carvacrol, timol, sesquiterpenos, acetato de geranillo, alcohol etc. Las raíces contienen estaquiosa y taninos.

Usos y Etnografía: El uso medicinal de la planta por vía interna está indicado como calmante de los nervios, insomnio, palpitaciones, estrés, flatulencia, mals digestiones y atonía hepática o estomacal. Su aplicación externa actúa sobre las obstrucciones de las vías respiratorias, afecciones oculares, hematomas causados por golpes, esquinces y enfermedades de la boca y garganta. Se aprovecha toda la planta excepto la raíz, que no debe ser arrancada. Se recomienda de un  modo encarecido respetar las cantidades recomendadas, pues el Orégano, sobre todo la silvestre, cuando se usa en dosis excesivas puede causar el efecto perverso de una droga.

Para infusión, se prepara una cucharada de planta seca por cada litro de agua. Contra el insomnio se toma una taza antes de acostarse. En polvo las hojas secas y reducidas a polvo se puede utilizar como dentífrico, para ello se frotan con el cepillo impregnada del polvo los dientes, las encías y lengua y se enjuaga después con abundante agua, además de actuar contra la halitosis es un buen desinfectante. El aceite es un estupendo remedio de uso externo contra torceduras, esquinces o cualquier situación dolorosa.

Para la infusión compuesta , se pone una cucharada de postre con una mezcla de Orégano seco, Anís, romero y Menta, en partes iguales. Una taza dos veces al día mejora considerablemente los dolores de ciática y lumbago. Con esta misma finalidad se puede utilizar la planta fresca machacada y calentada al fuego, aplicándola en cataplasma sobre la zona afectada.

El orégano es una hierba aromática muy apreciada gastronómicamente, ya que aporta una intensa personalidad a las elaboraciones en las que participa como condimento, llegando a influir incluso en el lenguaje, como con la expresión No todo el monte es orégano que alude tanto a la cocina como a su origen etimológico, significando “hierba que alegra el monte”. Entre los platos más significativos en los que el orégano destaca como ingrediente aromatizador figuran los mojos, adobados y salsas como la Boloñesa, destacando su presencia en la cocina mediterránea y muy especialmente en la italiana, donde es un sabor muy característico.

Es un ingrediente habitual en recetas como Lasaña, Torta di Ricota, Sopa criolla, Enchiladas mineras, Pizza Margarita, Tomates al horno, Pechugas de pollo a la napolitana, Sopa de coliflor, Patatas guisadas, Pan de ajo, Atún zahareño, Pirozhki (bollos rusos rellenos) o Fricandó. En el capítulo 30 del libro III Dioscórides el sabio naturalista griego trata de esta planta.El Orégano estaba vinculado en el antiguo Egipto a Osiris, por lo que era indispensable su utilización en los rituales religiosos celebrados en esa antigua civilización en honor a este dios.

Deja un comentario