El Campus navideño del CD Almirantes encesta solidaridad

Un total de 51 jóvenes promesas del baloncesto han disfrutado, durante tres días muy intensos de la mano de catorce monitores

Laura Alonso G. / Fotos: D.C.G., F.F.C.

campus

Un año más la Diputación de Valladolid, en colaboración con el Ayuntamiento de Medina de Rioseco y el  Club Deportivo Almirantes, puso en marcha el tradicional Campus de Baloncesto de Navidad. Durante tres días, los 51 niños participantes han disfrutado de diferentes actividades lúdico-deportivas, que han girado en torno al mundo del baloncesto. Además, esta edición navideña contaba con un fondo muy solidario, puesto que la cuota de inscripción eran dos kilos de alimentos no perecederos en favor de Cáritas.

Este campamento navideño, que hace que los niños vivan de una forma muy especial el baloncesto, se ha desarrollado en su totalidad en el pabellón cubierto del Polideportivo Municipal. Los pequeños deportistas, de edades comprendidas entre los cinco y los doce años, se han divertido en horario de mañana y tarde, realizando todo tipo de juegos y actividades, divididos en cuatro grupos por edades. “Les separamos en dos grupos de prebenjamines, uno de alevines y otro de infantiles y realizamos sobre todo juegos variados”, contó Luis Alfonso de la Iglesia, coordinador del CD Almirantes.

campus2

El lunes, primer día del campus, fue una jornada un poco más técnica para que los que no habían practicado nunca el baloncesto se familiarizasen con los conceptos más elementales de este deporte. No obstante, también ha habido tiempo para relajarse y descansar. En la tarde del martes, los participantes disfrutaron de una amena sesión de cine, con la proyección de diferentes películas. Además, “al final de cada jornada terminamos con partidos que es lo que más les gusta y con lo que mejor se lo pasan”, matizó de la Iglesia.

El campus ha contado, en esta edición, con un total de catorce monitores, con experiencia en la práctica del deporte y en la instrucción de niños. Y es que todos ellos son entrenadores o jugadores del club de baloncesto riosecano. “Hemos tenido un monitor más o menos para cada tres niños”, confesó de la Iglesia. Los objetivos de los organizadores es que los niños, por encima de todo, se divirtiesen, se lo pasasen bien y disfrutases e hiciesen disfrutar practicando el deporte que más les gusta. Y, así lo confirmaba Luis Alfonso, que aseguraba, con una sonrisa, que “ha sido un campus muy bueno, nos hemos divertido mucho”.

Una gymkana y partidos como colofón
En la mañana del día de Nochebuena, y como colofón a tres días de baloncesto, los participantes disfrutaron de diferentes pruebas y juegos con una divertida gymakana y recibieron un diploma a modo de recuerdo. Al filo del mediodía, las puertas del pabellón municipal se abrieron para que padres y demás familiares pudiesen comprobar y disfrutar de todo lo que han aprendido sus hijos. Quienes lo demostraran intentando ser los mejores en los partidos disputados. Desde el CD Almirantes aseguran que este campus navideño tendrá continuidad en el tiempo. “Seguiremos celebrándolo, si no es por petición de Diputación, lo haremos por iniciativa propia”, concluyó el coordinador blanquiazul.

Deja un comentario