¿Cuándo dejamos de ser inmigrantes?


Cristina Gallardo

A menudo oímos las palabras persona extranjera y nuestras ideas previas nos llevan a pensar en los alemanes o alemanas de vacaciones en Mallorca, pero si oímos inmigrante no nos vamos a ninguna parte, nos quedamos en nuestro pueblo, ¿y eso a qué se debe? No es un error porque extranjera es aquella persona que no es de España e inmigrante es quien se instala en un lugar distinto del que vivía.

En Medina de Rioseco tenemos poca población que solamente sea extranjera, sin ser inmigrante, pero sí tenemos mucha población inmigrante: el 41,45% procede de otros municipios de la provincia de Valladolid, 9,43 % de alguno de Castilla y León, 4,81% de algún rincón de España y 5,33% de otro país.

Si no hubiese población inmigrante en Medina de Rioseco, en el último padrón habría recogidos 1.872 habitantes, y no los 4.803 que recoge.

Quienes vivimos en Medina de Rioseco, vemos los beneficios que la población inmigrante aporta: aumenta la población, aminora el desequilibrio demográfico y contribuye al crecimiento económico.

Vistos estos beneficios ahora me planteo que si pagan impuestos, pagan la Seguridad Social, pagan hipotecas o alquileres de viviendas, llevan a sus hijas e hijos a los centros educativos, cumplen con las normas, en definitiva buscan estabilidad personal y familiar; ¿cuándo dejan de ser inmigrantes?

Desde aquí no podemos cambiar esa concepción universal pero sí podemos hacer porque sean y continúen siendo nuestros vecinos de pleno derecho.

¿Qué podemos hacer tanto los Organismos, como las Entidades y los propios vecinos?
El Centro de Información para Trabajadores Extranjeros (CITE) de CC.OO. ha elaborado el informe ‘La población vallisoletana de origen extranjero. Una perspectiva sindical’ en el recoge varias propuestas de actuación basadas en la experiencia de su trabajo. Algunas de esas propuestas podemos llevarlas a cabo. Según CC.OO., lo prioritario es facilitar su asentamiento en el municipio y para ello podemos contribuir informando de las ayudas, de los recursos y de los servicios públicos y privados, también es importante fomentar su formación en lengua española y/o profesional para que tengan opciones de progreso personal y laboral, y unido a esto último darles a conocer sus derechos y obligaciones laborales para evitar situaciones de explotación o conflicto. Una vez cubiertas sus necesidades básicas a su llegada, es el momento de favorecer su implicación y participación social para llegar a una convivencia activa que haga que todos los habitantes de Medina de Rioseco se sientan que pertenecen a él, que forman parte de él.

Deja un comentario