Cartas al director: Pena por el cierre de un nuevo convento en Rioseco


H. Hernández

Hoy me dirijo a mi pueblo, al pueblo que me vio nacer y poco a poco, crecer, debido a la tristeza tan grande que siento al pensar que un día no lejano, cierren el convento de las Madres Clarisas ante el reciente fallecimiento de Sor Piedad. Las pobres hermanas tendrán que irse fuera de Rioseco y así poco a poco, iremos perdiendo nuestro patrimonio. Ya prácticamente se perdió el convento del Carmen; algo así vivimos con las monjitas de la Residencia de Ancianos... qué pena.

Creo que Rioseco tiene hijos del pueblo que pueden luchar por esto, porque fuerza tienen para ello y creo que son válidos para hacer algo.

¿Para qué hacer todas las obras que se han hecho y luego perderlas?

Pido que pongan manos en el asunto aquellos a quien les corresponda y piensen en hacer algo para conservarlo. Mantener el hogar del peregrino, hacer un centro de Día o hacer actividades y en el convento, dedicarlo a Museo o tomar ejemplo de otras localidades que han aprovechado su patrimonio para ciertas cosas culturales. (Olmedo, Cuéllar, Tordesillas…)

Poco a poco, nuestro pueblo, se va quedando en nada. ¡Con lo que fue Rioseco… Qué pena!. Diría más cosas pero son difíciles de explicar pues un nudo en mi garganta me ahoga y no me deja hablar.  Muchas gracias por escucharme y desde aquí, le mando un te quiero a mi pueblo. H. Rodríguez

4 Comentarios

  1. Es una auténtica lástima que el pueblo que me vio crecer consienta el cierre de este gran y sagrado lugar !!
    Los amantes de la ciudad de los Almirantes no podemos permitir que se cierre y abandone el convento tan valioso que tantas generaciones ha conocido y tantos peregrinos a recogido.
    Este comentario va en apoyo a la carta de mi gran amiga y sobre todo a quien corresponda este cometido para evitar que esto suceda.
    Esta claro que las Madres Clarisas deben emigrar a lugares mas cómodos y con más cuidados para ellas, pero no por eso hay que cerrar este sagrado lugar.
    Propongo que se siga utilizando como “casa del peregrino” y también como “casa rural”.
    Ojalá estos comentarios se tengan en cuenta y sirva para algo el tiempo que estamos dedicando. Un saludo.

  2. Apoyo totalmente el contenido de las ideas expresadas. Entiendo que las hermanas tengan que estar en un lugar donde las más mayores estén atendidas pero el cierre del convento debe ser meditado y pedir la opinión al pueblo. Estamos dejando que se pierdan las costumbres y en este caso, un lugar que ha servido para la meditación, para la paz, para el descanso de peregrinos y reunión de familias… Pasará lo mismo de siempre: después nos arrepentirnos y se gastará dinero en levantar un edificio nuevo. Desde aquí, pido al Ayuntamiento que analice lo que el pueblo pide y no cierre el convento, por favor. Un pueblo que se enorgullece de su Semana Santa, podría por ejemplo estudiar su uso para las misas de las Cofradías,lugar de reunión para entretenimiento de los más mayores, casa rural oficial…

    Muchas gracias

  3. Pues sí, es una pena que los pueblos vayan perdiendo poco a poco ese patrimonio y ese encanto, que en el fondo son sus armas para evitar el éxodo a las grandes ciudades.
    Espero que los riosecanos y la Administración apuesten por invertir y potenciar todo aquello que suponga hacer de este pueblo un pueblo atractivo para sus habitantes y para los que no lo son, para que Medina de Rioseco siga siendo el pueblo importante de la provincia vallisoletana que siempre ha sido.

  4. Los sacerdotes, los monjes y las monjas, las personas consagradas…somos de pueblos y de ciudades. ¿Será que Dios no sigue llamando? ¿No será que quienes son llamados no responden? En un ambiente social adverso a tales vocaciones ¿el ambiente familiar favorece y anima a seguir estas vocaciones??? DA QUE PENSAR.

Deja un comentario