Tríptico de Miguel Ángel Blanco

Estremecedores versos del poeta riosecano Pizarro de Hoyos rescatados en el veinte aniversario

José Antonio Pizarro García, con soneto de José Antonio Pizarro de Hoyos

Se han cumplido veinte años del secuestro y asesinato por ETA del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco. Recuerdos y homenajes en toda España; análisis de lo aquello significo en cuanto a la concienciación ciudadana respecto a la barbarie etarra. Millones de españoles nos manifestamos en las calles en señal de protesta. Fue un ¡basta ya! clamoroso que cambió algunas cosas en la lucha y actitud contra  los terroristas. Nació  atronador el llamado espíritu de Ermua, diluido después por el componente mezquino de cierta política. Esa es otra historia.

Lo que quiero rescatar aquí son unos poemas escritos por José Antonio Pizarro de Hoyos en su libro Vaivenes, rememorando esos días de julio. José Antonio, a su sensibilidad poética añadía el haber desarrollado gran parte de su vida personal y profesional en Vitoria, junto a su inseparable Upina. Conocía de cerca el problema terrorista; uno de sus hijos vivó durante años protegido por  escolta, por el delito de ser concejal y teniente de alcalde de esa ciudad.

I
EL ONCE DE JULIO DE 1997
Está la indignación con la corneta
cumplida en desacordes y quejidos.

Los sones de unos vientos malheridos
traen furia y desgarrar de bayoneta.

Espíritu sumido en la retreta
es todo ciudadano bien nacido,
reloj y diapasón es su latido
pendiente de una bola en la ruleta.

Ambiente de un adiós hora
tras hora, clepsidra del vivir semivacía,
y un hombre, en su aflicción, ruega demora

a un alguien inconcreto, todavía…
En Ermua, la campana acusadora
tañiendo con puntual relojería… 

 

II
SÁBADO DOCE DE JULIO
Bilbao, fuego de sol, es ardentía
Inmersa en multitud desmesurada,
la fragua fundidora de una espada
dispuesta a desangrar al medio día.

Aplausos y silencios en porfía…
la calle es una flor ensangrentada,
la calle es una Iglesia consagrada,
la calle es esperanza todavía…

El cúmulo incesante del gentío
suplica a la maldad en la Gran Vía
sin sombras de latente desafío.

La rosa en su fanal se estremecía…
¡Silencio…! Asesinaron al estío
¡Bilbao, Bilbao…! ¡Qué atroz melancolía…!.

 

III
DOMINGO 13 DE JULIO
España campanario y cascabel
el grito, la protesta, el arrebol,
lo grande, lo sentido, lo español,
la luz, el reservorio y el joyel.

No es tierra que se vista de oropel,
ni sombra resignada, ni esquirol,
es voz altisonante a pleno sol
gritando ese dramático: ¡Miguel!

El día de la plena oscuridad
emerge dilatada con su luz
potente de sincera claridad.

Surgió del calambrazo el repeluz
y hastiada de la infame adversidad
se muestra incompatible ante esa cruz.

Deja un comentario