Rosario el Viernes de Dolores para trasladar a la Virgen de la Cruz

La Junta organiza un nuevo acto que partirá de Santa Cruz y llegará al Arco de Ajújar
Esta Virgen de Santa Clara es ante la que los pasos hacen La Rodillada

La Voz

Uno de los momentos más emotivos y tradicionales de la Semana Santa de Rioseco es la popular Rodillada. Los pasos, en las procesiones de Jueves y Viernes Santo, llegan –casi al final de recorrido- al centenario Arco de Ajújar. En el camerino superior, la Virgen de la Cruz, preside la escena y, uno tras otro, la mayoría de conjuntos escultóricos ofrecerán una reverencia, conocida como rodillada.

Es esta virgen es una talla de vestir perteneciente al convento de Santa Clara y que, desde el año 2000, reposa en el Museo de Semana Santa de la iglesia de Santa Cruz. Cada año, días antes de las procesiones, un grupo de riosecanos se encarga de que la Virgen llegue hasta esta antigua puerta de la muralla y sea recibida por María Pilar Legido, ermitaña del Arco de Ajújar y que se desvive en atenciones hacia la Virgen.

La nueva directiva de la Junta de Cofradías ha considerado que se podía “ensalzar” este momento y realizar un traslado solemne para lo que se ha elegido el Viernes de Dolores con un Rosario del Dolor. Según confirmó el propio presidente de la Junta Local de Semana Santa, Julio de las Heras, el desfile saldrá a de la Iglesia de Santa Cruz, para recorrer Calle Mayor, iglesia de Santa María, calle Mediana, iglesia de Santiago, calle Doctrina (antiguo convento) y Arco de Ajújar. En cada uno de estos puntos se rezará un misterio del rosario.

“Nos ha parecido que era importante hacer público el cómo la virgen termina siendo subida al camerino. Es poner en valor algo que a todos nos llama y nos conmueve, como es La Rodillada”, relata el presidente de la Junta de Cofradías.

Deja un comentario