El Toro del Carnaval pone calor a un multitudinario y gélido festejo

Más de 3.000 personas abarrotaron el recorrido previsto en la
Se soltaron dos novillos, uno en el festejo matutino y otro por la tarde

[ssbp]
Reportaje gráfico: Fernando Fradejas

Foto de familia de la Asociación Taurina Riosecana. José Ignacio Santamaría

La afición por la tauroamaquia popular, la fascinación del toro en la calle, el verdadero rey de cualquier fiesta, es inmensa, inimaginable, inagotable… Buena muestra de esta pasión por el festejo popular pudo vivirse este sábado en Medina de Rioseco, donde más de tres mil personas –según los organizadores- atestaron las calles del entorno del Corro del Carmen para disfrutar de la tercera edición del Toro del Carnaval, que organiza Ayuntamiento y Asociación Taurina Riosecana.

Lo que comenzó en 2015 como una aventura, tres años después, se ha consolidado como una fecha marcada en rojo en el calendario para aficionados de la propia localidad y de muchos otros llegados de diferentes puntos de la Comunidad e, incluso, fuera de esas fronteras. La cita con la tauromaquia popular fue doble, con una suelta matutina y otra vespertina.

Saltaron a las calles desde un cajón dos novillos de la ganadería palentina de Pedro Caminero, que dieron un gran juego. Sus embestidas, el primero muy templado y de gran calidad, y el segundo, con más raza y genio, pusieron el calor a un gélido día. La nieve rodeaba la meseta y Rioseco, aunque se libró del manto blanco, tuvo que padecer el intenso frío. A pesar de ello, nadie se quiso perder este espectáculo.

El prólogo fue de promoción. El que siempre intenta realizar la Asociación Taurina Riosecana con sus encierros infantiles para los más pequeños. Carreras, cortes, quiebros, risas, diversión y algún que otro capotazo hacían a los niños entrar en calor en el improvisado coso que se convirtió el corro del Carmen.

Cigarrero se lidió por la mañana, con un extraordinario juego. Fue el aperitivo a lo que vendría horas más tarde. Las calles abarrotadas de público, que quería ver de cerca a Cutero, un novillo con más genio que dio un par de sustos a dos aficionados que se encontraban cerca del vallado, afortunadamente sin consecuencias. Hubo cortes y recortes de todo tipo, también algún mozo que no dudó en ejercitarse con el percal y la muleta. El novillo exprimió todas sus embestidas e, incluso, la Asociación Taurina Riosecana premió al público, que aguantó estoicamente las bajas temperaturas, con la salida de un segundo novillo (el de por la mañana).

 

Homenaje a Santos García Catalán

Minutos antes del festejo vespertino, y tras la foto de familia de todos los componentes de la Asociación Taurina, esta agrupación –fundamentalmente de jóvenes- quiso homenajear al crítico taurino Santos García Catalán, por su continuo apoyo a la Fiesta y a esta asociación. El concejal de Festejos, David Esteban, entregaba una placa al de Villarobledo y el presidente de la ATR, Iván San José, la cazadora azul identificativa de esta agrupación.

García Catalán agradeció el detalle y argumentó la buena labor que lleva a cabo, desde hace ya algunos años, la Asociación Taurina Riosecana, con festejos como el del Toro del Carnaval, que en palabras de la organización volvió a demostrar que la fiesta de la tauromaquia popular está muy viva y que atrajo hasta Medina de Rioseco cientos y cientos de aficionados, que durante unas horas llenaron la ciudad. Y es que la mejor receta para el frío, es la caliente embestida de un astado.

Deja un comentario