El riosecano que coordinó la histórica manifestación de Barcelona

Sixto Cadenas es miembro de la Societat Civil Catalana y coordinó la movilización
"El Gobierno de Cataluña empujó a los ciudadanos a cometer un delito"

J.A.G.

El riosecano Sixto Cadenas, socio fundador y miembro de la directiva de la Societat Civil Catalana, fue el encargado de coordinar la manifestación del pasado domingo en Barcelona que pidió la Unidad de España y que fue multitudinaria. El riosecano lleva más de 30 años viviendo en la ciudad condal y dedica “todo el tiempo libre” a intentar convencer a sus conciudadanos que la independencia no es la solución. Cadenas ha atendido la llamada de La Voz de Rioseco para relatar cómo es la situación actual en Cataluña y cómo está viviendo estos días “de zozobra” en el que “el poder establecido” intenta la ruptura con España.

PREGUNTA: Usted lleva viviendo treinta años en Barcelona ¿Ha tenido problemas de convivencia?

RESPUESTA: “Yo me trasladé a los 18 años a estudiar a Barcelona. Nunca tuve problema para estudiar en castellano; todo ha ido evolucionando y ahora para estudiar en la Universidad y en la escuela pública es muy complicado hacerlo en castellano; por no decir prácticamente imposible. Estamos viviendo todo esto con bastante desesperación y zozobra, porque al final el proceso no deja de ser un proceso envenenado que lo único que hace es fracturar a la sociedad, quebrantar la convivencia de los ciudadanos y lo peor de todo es que está promovido por el poder público, es algo muy desesperante. Por eso, dedico todo mi tiempo libre a intentar convencer a todos mis conciudadanos de que están equivocados y que esa no es la senda adecuada”.

Sixto Cadenas enarbola la bandera de España durante el acto celebrado el domingo en Barcelona.

P: En tres décadas usted ha sido testigo de la evolución del independentismo catalán ¿cómo ha sido?

R: Ya hace tiempo que detecté que este camino nos iba a llevar hasta aquí. No se ha respetado el bilingüismo natural; por muy catalanes de raíz que se puedan definir muchos, en Cataluña el castellano es tan lengua propia como el catalán. Fruto de esa clara intención de sensibilidad social que se ha ido construyendo durante todas estas décadas nos ha traído hasta aquí. He visto cómo se ha ido generando esa creencia y ese abuso de que España era una cosa aparte, un ente abstracto e, incluso, se pintaba como algo negativo, como un opresor del pueblo catalán, como ellos dicen.

P: ¿Cómo vivió el domingo de 1 de octubre?

R: Tremendamente preocupado. Se estaba produciendo un delito y todo el mundo lo sabía. Se empujó a la ciudadanía a cometer un delito y desde los poderes públicos, eso es importante remarcarlo. Es como si un Policía incitará a un ciudadano a saltarse un semáforo. Fue una barbaridad, en términos de democracia es absolutamente inasumible. Daba bastante miedo; la gente ocupó las calles de una determinada manera, como si nosotros no tuviéramos derecho a defender nuestra visión de la democracia, cuando ellos son los que cometían un acto delictivo. Eso fue el 1 de octubre, pero donde más se asustó la gente fue en los días posteriores con la huelga general y las calles absolutamente abarrotadas de independentistas con claro objeto de presión social, a un nivel insoportable; ese miedo nos ha hecho reaccionar a todos y la respuesta llegó este domingo. 

P: Con una manifestación histórica ¿Cómo se vivió desde dentro?

R: Ayer comentábamos que ha habido dos manifestaciones muy importantes en España: la de Miguel Ángel Blanco y la este domingo. Salió muchísima gente a la calle y es que el hecho de ser catalán no excluye ser español. Yo soy español y me siento catalán y lo que defendíamos es nuestro derecho. Es verdad que todo este proceso es una amenaza para el país, pero el problema está en la sociedad catalana que está quebrada.

P: ¿Se nota ese odio a nivel familiar en los círculos más próximos?

R: Ellos hablan de un movimiento pacífico, pero es un movimiento pacífico de imposición totalitaria: si sale alguien defendiendo la unidad, entonces ya eres facha; te anulan cualquier intento por razonar tu postura. Ellos piensan que son los demócratas y tienen una supremacía moral en las discusiones que al final te acabas callando. Y esto es lo que ha pasado en las familias, en el trabajo, en los amigos y en el bar donde tomas café todos los días. Se ha enrarecido nuestra propia relación, es absurdo.

Sixto Cadenas, izquierda, durante la presentación de la manifestación.

P: ¿Será un punto de inflexión la manifestación de este domingo?

R: Sin ningún lugar a dudas. Hemos dicho basta, Cataluña es plural. Hay mucha que gente que piensa distinto y no tenemos que estar sometidos al pensamiento único. Somos ciudadanos todos y lo que garantiza la igualdad es el Estado de Derecho y la Ley. Este domingo salió a la calle esa otra Cataluña y no es tan minoritaria como la quieren pintar.

P: Socio fundador y miembro de la directiva de la Societat Civil Catalana ¿qué objetivos tiene?

R: La Societat Civil Catalana nació el 23 de abril de 2014. En nuestro manifiesto fundacional nos propusimos romper la espiral del silencio, hasta ese momento nadie era capaz de decir que la secesión no nos interesa por razones económicas, emocionales… que no tiene ninguna  consecuencia positiva. Nosotros hemos constituido una plataforma en la que la ciudadanía pueda agarrarse y expresarse. Somos una asociación muy transversal, con gente de distintas sensibilidades políticas, empresarios, abogados, profesores de Universidad, funcionarios… un elenco de diversidad. Y este domingo fue la culminación a un gran esfuerzo, hemos cogido los frutos del trabajo de muchas personas y entidades que llevan muchos años en condiciones muy lamentables de recursos, intentando alzar una voz que no alcanzaba ese eco, que al final hemos conseguido con nuestra movilización, en que hemos gritado basta, Recuperem el seny (recuperaremos la sensatez), que era nuestro lema.

P: ¿Qué se le pasó por la cabeza cuándo estaba usted subido en ese escenario junto a figuras como Vargas Llosa, Josep Borrell, Albert Rivera, García Albiol, Jiménez Villarejo… y ver miles de personas apoyando la causa?

R: Es difícil describirlo con palabras. Es un cúmulo de emociones y sentimientos. Una satisfacción extraordinaria, el trabajo bien hecho, orgullo especial, emoción. Soy una persona muy sensible para estas cosas.

P: ¿Cuál era su papel en la manifestación?

R: Pues prácticamente todo; era el encargado de la organización, de coordinar el escenario, los colaboradores, toda la gestión del acto y de la logística. Puedo decir que estuve absolutamente desbordado porque, afortunadamente, todas las previsiones se incrementaron. La gente estaba súper apasionada y entregada, era imposible poner orden en ningún sitio y a pesar de ello, todo sucedió de forma muy cívica y educada y no tuvimos ningún problema.

P: ¿Qué va a pasar ahora?

R: Yo pienso que este martes el señor Puigdemont va a salir a hacer una declaración unilateral de independencia. Espero que el Gobierno de España tenga previstos todos los escenarios y se anticipe lo suficiente, no como el 1 de octubre, para que se produzcan los menores daños posibles en una situación de tensión que vamos a sufrir todos. El Gobierno tiene muchos resortes en la Ley para aplicarlos. El otro escenario, que veo mucho menos probable, es que el señor Puigdemont reconozca el fracaso del proyecto, suspenda esta actividad claramente ilegal y convoque elecciones cuando todo esté calmado y se reconduzca la situación. Es importante encontrar soluciones para recuperar nuestro espíritu de catalanes, porque hemos pasado de ser admirados en todo el mundo a ser mirados con mucho recelo.

Deja un comentario