El posible origen de El Pardal

El Pardal podría tomar su nombre de un apellido de Medina de Rioseco
En 1621 existía ya figura un Pardal en Rioseco como trompetista

Teresa Casquete Rodríguez. Historiadora del Arte

Manuel Pardal en el censo de vecindad de 1652


Los historiadores Ramón Pérez de Castro y Virginia Asensio, en su excelente trabajo La Semana Santa en la Tierra de Campos vallisoletana ya adelantaban la teoría de que el nombre de Pardal dado al trompetista y a la trompeta que anuncian los principales actos de nuestra Semana Mayor, podría tener su origen en un apellido local.

El Pardal en una procesión de 1910

La misma hipótesis fue defendida también por el musicólogo Pablo Toribio, que en un magnífico artículo, publicado en el número 370 de la Revista de Folklore, reafirmaba la idea de que la denominación de instrumento e instrumentista procedería de un algún nombre familiar.

Varios legajos relacionados con las antiguas cofradías pasionales de Medina de Rioseco recogen la contratación de un habitante de la localidad, así apellidado, para que actuara en las distintas actividades litúrgicas.

Pero ¿quién era este Pardal? Un alistamiento de hidalgos, realizado en Medina de Rioseco en 1642 con motivo de la Sublevación de Cataluña, nos da una posibilidad del nombre completo de este músico. Se trataría pues de Manuel Pardal, un desconocido ciudadano, que en el famoso censo realizado diez años más tarde, figuraba como vecino de la calle Osario de Santa María (actual Calle de los Huesos), desarrollando el trabajo de oficial de carpintería. De este dato se desprende que se trataría de un músico no profesional, sino aficionado.

En este documento histórico, aludido anteriormente y guardado en el Archivo Histórico Municipal, se recoge un listado de los hidalgos riosecanos que debían cumplir con la obligación propia de su estamento social: socorrer al monarca en caso de necesidad militar. En Rioseco se constituyó entonces una compañía a caballo, formada por un capitán, un teniente, un alférez -que portaba un estandarte con el escudo de la Rioseco bordado sobre un fondo de tafetán carmesí-, los soldados a caballo, un capellán y un músico. Se desglosan los nombres de los riosecanos que ocupaban cada puesto y en el caso de este último, el del trompetista, aparece claramente el nombre de Manuel Pardal. Hay que aclarar que tanto el titular de la capellanía como el músico, no figuran en el censo de hidalgos, por lo que se deduce que serían simples asalariados de la compañía.

Manuel Pardal como trompetista en la compañía militar de Rioseco de 1642

Se enumeran a continuación los gastos de la organización de esta entidad castrense, entre los que figuran pagos al bordador, compra de caballos y una relacionada con dicho Manuel Pardal. Dice la partida textualmente: “… Ducientos y sesenta y ocho rs [reales] que se entregon a Juan Axenxo trompeta vezo desta ciudd Los ducientos y quarenta y ocho rs del precio de una trompeta q se compro para la dha compa y los veinte y seis para en quenta de lo que ha de aver por enseñar a Pardal trompeta que a de ir en la dha compañía y de la comida que le dio…”. Existe un documento de 1621 en que figura ya un Pardal como trompetista en Rioseco, por lo que o bien podría tratarse aquí de un familiar del anterior o bien se aludiría en este manuscrito a la enseñanza de algún tipo de seña militar necesaria para acudir a la guerra.

Llama poderosamente la atención que el actual toque que interpreta El Pardal el Domingo de Ramos, exclusivo del acto que realiza la Hermandad del Nazareno de Santiago la mañana de ese día, guarde cierta similitud con el toque de llamada de las Ordenanzas de Carlos III, que recogían a su vez, composiciones militares anteriores. También, que el instrumento que puede observarse en las fotografías antiguas, portado por El Pardal, tenga enorme parecido con las trompetas marciales usadas por los ejércitos del Barroco. ¿Podría haber nacido a raíz de este episodio militar la participación de El Pardal en la Semana Santa riosecana? ¿Podrían tener origen castrense las dos composiciones que se interpretan hoy con dicho instrumento de viento? ¿Sería aquel Manuel Pardal quien dio su nombre a la trompeta y al trompetista de hoy? Lo cierto es que este personaje debió gozar de popularidad en su momento. En 1665, se recoge su contratación en Valverde de Campos, para participar en una procesión realizada en aquella localidad.

Nada sabemos de los orígenes de los Pardal. Los registros parroquiales no muestran a nadie de este apellido vinculado a Rioseco con anterioridad al siglo XVII, por lo que debió de tratarse de una familia emigrada desde algún pueblo vecino. Las mismas fuentes delatan que dicho clan ya se había extinguido (o mudado) en el siglo XVIII. Su puesto fue heredado por otros músicos riosecanos hasta llegar a la actualidad, ocupado desde hace varias décadas por los miembros de la familia García.

Manuel Pardal como trompetista en la compañía militar de Rioseco de 1642

Deja un comentario